Alumnos

100.000

en el mundo

Domingos cerrado

Lunes a viernes 9.00 - 22.00 h
Sábado de 10:00 a 21:00 h

Carlos Zambrano (profesor): “El profesor debe ser dinámico, histriónico, motivador, observador y sobre todo profesionalmente y académicamente exigente”

Carlos Manuel Zambrano Veliz es uno de los profesores más demandados en la actualidad en la escuela de idiomas Cambridge Institute, tanto por el alumno particular, como por el usuario de empresa. Es Graduado en Lengua y Literatura Inglesa desde 1990, en la especialidad de Lingüística inglesa, y tiene  más de 25 años de experiencia como docente.  A lo largo de su dilatada trayectoria profesional, Zambrano ha completado su formación con múltiples cursos y Másters. Además, actualmente es examinador de la Universidad de Cambridge y miembro de examinadores en Lengua Inglesa del College Board de EE UU desde el año 2009. Aunque su principal experiencia profesional es con el idioma inglés, también cuenta con un diploma superior como Graduado por la Alianza Francesa.

Pregunta – La formación está evolucionando mucho, ¿qué metodología recomienda?

Respuesta – Considero que la formación en los tiempos actuales esta evolucionando satisfactoriamente . Hay mucho interés por parte de los alumnos y profesores en brindar un mejor servicio en el aprendizaje de idiomas siguiendo la metodología correspondiente. En mi caso particular y por la experiencia en este campo, pienso que el enfoque comunicativo es  de gran valor para todos. Ya que no necesariamente el apoyo de un material de estudio o una plataforma serían el centro del aprendizaje de la lengua extranjera. Existen practicas de aplicación sobre los materiales de estudio ( bien presencialmente o bien remoto), aplicando las habilidades de conversación, análisis de texto , uso de las estructuras, y lectura  y escrituras partiendo del mismo material facilitado.

P – ¿Cuál es la clave para aprender bien un idioma?

R – La clave o secreto para aprender un idioma consiste en la periodicidad o sistematicidad con que se practique y se utilicen todas las herramientas o estrategias enseñadas por el profesor en clases. Esta parte es el 50 % del proceso de aprendizaje. Hacer deberes y entregar trabajos de clases no es lo único. Hay que dramatizar situaciones personales usando el nuevo vocabulario;  leer mucho material en la lengua extranjera; , consultar publicaciones; estudiar la gramática mínimo 1 hora diaria para reforzar estructuras y vocabulario aprendido en el curso; tener acceso a una amplia gama de temas para facilitar la conversación;  y el uso del idioma que no sólo consiste en decir 4 oraciones y responde 4 preguntas .

P – ¿Cuanto tiempo se necesita para avanzar de nivel?

R – Es una pregunta difícil de responder.  Me atrevo a decir que 6 meses es el mínimo que se  necesita dedicando mucho tiempo, para completar un nivel  y con una frecuencia bastante sistemática encuentros entre alumno y profesor,  siempre monitoreado y corregido por este ultimo para ver los resultados correspondientes. Un nivel de un idioma no se consigue con un  encuentro a la semana de 2 horas porque se pierde en el tiempo todo el material y todo el conocimiento dado por el enseñante. Se hace necesario reforzar, practicar, corregir, crear y sobre todo aplicar las competencias de los contenidos dictados

P – ¿Por qué en España hay un nivel tan bajo de dominio de los idiomas?. Con el inglés hemos mejorado últimamente pero aún sí estamos a la cola de Europa y del mundo.

R – Diría que en España hay una tendencia al método de traducir todo lo nuevo que se aprende en un idioma extranjero, utilizando todo el arsenal existente en la lengua de partida ( lengua materna) . He comprobado a lo largo de los tiempos y mis experiencias docentes que los estudiantes “maquillan “ las estructuras del español para su correspondiente traducción al ingles. Y eso no es factible. Hay que enseñar con nuevos materiales, técnicas, estrategias y dar un seguimiento de ellas por parte de todos los docentes. Hay que ser muy exigentes con nuestros alumnos poniéndoles retos y corrigiéndoles los errores en el momento que los hagan. Es cierto que se ha mejorado mucho con el ingles. Pero queda mucho por hacer para acabar con los malos hábitos aprendidos de otros tiempos y evitando el populacho ‘foraneo’: frases vistas o escuchadas en películas, canciones o series que no pertenecen al uso académico de la lengua extranjeras.

P – ¿Qué opina de las nuevas tecnologías aplicadas a la formación? Cada vez son más las opciones de formación a través de plataformas online y videoconferencia. ¿Son una buena apuesta?

R – Las nuevas tecnologías son excelentes y fabulosas para la formación de un estudiante que se decide a aprender un idioma extranjero. Nuestras plataformas son muy útiles pero el personal docente debe sacarle más provecho. No consiste en terminar una unidad o un capítulo del libro, es mas bien proporcionar más material utilizando el “menú” ofrecido en la plataforma o material de estudio. ¿De qué forma? Pues haciendo mini-conversaciones sobre el tema, haciendo que el estudiante utilice el vocabulario ofrecido dándoles sinónimos y estructuras hechas para su utilización, transponiendo conversaciones a relatos o historias personales… Con el fin de buscar un punto de vista y una opinión para que se exprese de forma segura en la lengua extranjera. El uso de audiovisuales en línea son excelentes para crear situaciones y debates. Y yo añadiría que con más flexibilidad de tiempo que una  clase presencial, porque hay recursos para ello.

P – ¿Qué consejos darías a aquellas personas que hoy, por ejemplo, deciden aprender un idioma?

R – Les aconsejaría que no dejaran pasar la oportunidad, que lo vean como una destreza necesaria que habiendo los recursos a los que hecho referencia y teniendo el potencial tecnológico que tenemos, desde casa podemos dedicarle una hora diaria de lunes a viernes para tales fines. Porque es muy grato ser bilingüe sin la necesidad de altos estudios como se pensaba en el pasado.  Hay muchos recursos y vías metodológicas sin abandonar lo tradicional que nos pueden conducir al éxito de hablar uno u otros idiomas de manera excepcional. Todo el mundo tiene teléfonos móviles o al menos un dispositivo electrónico que nos permite en cualquier circunstancia conectar con alguien (docente o experto), lo que da un espacio de tiempo para brindarnos la posibilidad de aprender otros idiomas.

P – ¿Cómo se imagina la formación dentro de una década?

R – Creo que, dentro de una década, todos aquellos que no han apostado por los idiomas, se verán forzados por las circunstancias o condiciones a aprender uno o varios idiomas. El progreso así lo exigirá. Las oportunidades se pierden si no se tiene un talento lingüístico en un idioma. Y el precio de una clase hoy será 3 veces más en 10  o 15 años porque habremos mejorado más en muchos aspectos y el nivel de la formación exigirá más requisitos.

P – La labor docente es fundamental en la evolución de los alumnos. ¿Cómo organiza una clase?

R – Claro que sí, el docente debe reciclarse 3 o 4 veces en un día porque es un actor que tiene diversos públicos con un sólo objetivo: formar de manera lingüística a una persona que no tiene nada. Hay que ser dinámico, histriónico, motivador, observador y sobre todo profesionalmente y académicamente exigente. Sino, el  alumno no descubre que lo cansas, que lo haces pensar, que a la vez se ríe, que improvisas, que no te sales del hilo conductor… Ese alumno regresa a ti. La clase debe organizarse  previamente  y no ser completamente teórica porque puede aburrir. Y dejar entre líneas cosas o contenidos como factor sorpresa para una próxima vez.

P – ¿El docente tiene que reciclarse, es decir, tiene que formarse día a día?

R – El docente tiene la obligación de ir mutando y modificando sus estrategia según el tipo de clase que imparte o material que enseñe. El alumno no puede ver a la misma figura en escena haciendo lo mismo porque sería rutinario. Hay que dinamizar, cambiar, improvisar y dar absolutamente todo de tu propia experiencia personal. El componente humano no se debe soslayar, hay que tener pasión por lo que se hace. Los alumnos no están en forma para una clase de idioma todos los días pero vienen por muchos motivos y, uno de ellos, es ver tu función o trabajo en escena. Si le damos el mismo menú, lo cansamos y lo perdemos. Renovación docente-pedagógica es lo que se impone.

P – ¿Qué opina del bilingüismo en la escuela, desde edades tempranas?

R – Yo en mi caso personal, comencé a aprender ingles a los 8 anos y francés a los 19. El conocimiento del idioma me ha servido para impartir materias en inglés como Historia del Mundo, Biología, Cálculo, Álgebra y Negocios, sin dejar pasar que me permitió adentrarme en el mundo de la Psicología.

P – ¿Y de las experiencias de inmersión lingüística?

R – La inmersión lingüista es una herramienta muy útil que nos hace fuerte y nos brinda grandes resultados si tienen objetivos trazados muy definidos. En lo personal, cabe decir que nunca pensé que podría impartir una clase de Estadística o Anatomía en Inglés pero la inmersión lingüística durante años así me lo permitió.

P – ¿Importa la edad para aprender idiomas?

R – No importa la edad si hay una motivación y un interés. Si se aprovecha bien desde edades muy tempranas, los resultados son un gran tesoro.

Leave a Reply


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies